Trastornos mentales
This is some text inside of a div block.

Trastorno obsesivo compulsivo (TOC): cuando las obsesiones toman el mando

Trastorno obsesivo compulsivo (TOC): cuando las obsesiones toman el mando
PUBLICADO EL
6.6.2024

¿Qué es el trastorno obsesivo compulsivo (TOC)? 

Seguro que más de una vez has revisado si has cerrado el coche, o la casa, o has vueltopara comprobar si has apagado el fuego... ¿te suena? Hay momentos en que a todas las personas nos asalta ese tipo de pensamientos y preocupaciones y necesitamos revisar algo. 

Pero, ¿qué ocurre cuando esos pensamientos se manifiestan de forma persistente y causan angustia y estrés?, ¿qué pasa cuando la necesidad de repasar repetidamente acciones o realizar rutinas interfiere en la vida de una persona? Entonces estamos hablando de trastorno obsesivo compulsivo (TOC). En este artículo, vamos a tratar de dar luz a qué es el TOC, cuáles son sus síntomas, sus causas y el tratamiento recomendado.

Definición de trastorno obsesivo compulsivo

Para entender lo que es el trastorno obsesivo-compulsivo (o lo que es un TOC, por sus siglas) hay que tener en cuenta lo siguiente: es una condición o trastorno (se prefiere esta definición a “enfermedad”) que se caracteriza por la presencia persistente e intrusiva de pensamientos que no se pueden controlar ni detener. Esto provoca ansiedad, en niveles significativos, y conductas repetitivas. 

El trastorno compulsivo obsesivo (o “neurosis obsesiva”, como lo llamó Freud) es una afección mental que padecen 1.750.000 personas en nuestro país. Según algunos expertos, desde el comienzo de la pandemia, los casos de trastorno obsesivo compulsivo han aumentado un 30% (la pandemia ha avivado una de las obsesiones más habituales: el TOC de la contaminación).

Los datos de antes de la pandemia indicaban que la prevalencia del trastorno obsesivo compulsivo en España era del 1,1‰ en los dos sexos, aunque presenta predominio masculino entre los 15 y 25 años. Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), el TOC es uno de los grandes trastornos, que provoca desajustes diarios en la vida cotidiana de quienes lo padecen. 

Como veremos más adelante, no se conocen las causas del TOC, pero se cree que factores biológicos y la genética pueden desempeñar un papel en esta afección mental.

Trastorno obsesivo compulsivo: síntomas

Los principales síntomas del trastorno obsesivo compulsivo son pensamientos, imágenes o impulsos repetidos, persistentes y no deseados. Estos son pensamientos intrusivos, causan ansiedad e interfieren en el día a día de las personas con TOC, pues estas obsesiones mentales surgen de forma repentina cuando la persona está pensando o haciendo otras cosas.  

El diagnóstico de trastorno obsesivo compulsivo, en la mayoría de las personas, se da a principios de la edad adulta, aunque los síntomas del TOC tienden a aparecer durante la niñez o en la edad adulta joven. A menudo, el TOC en niños aparece antes que en las niñas. 

Pero vayamos por partes, ¿de qué hablamos cuando nos referimos a obsesiones? Las obsesiones son pensamientos, impulsos o imágenes mentales que surgen repentinamente y tienen alguna de estas características:

  • Intrusismo: la sensación es que los pensamientos surgen repentinamente y no tienen conexión con los anteriores.
  • Malestar: el malestar se debe al contenido y a la frecuencia con la que surgen los pensamientos.
  • Falta de sentido: la sensación es que hay poca conexión con la realidad.

Ejemplos de obsesiones típicas del TOC: 

  • Temor a la suciedad y a tocar lo que otras personas han tocado, incluso se evita el saludo con un apretón de manos.
  • Tener las cosas ordenadas y colocadas en cierto lugar, si esto no es así produce una gran carga de estrés en la persona.

Estas obsesiones conducen a las compulsiones, comportamientos o acciones mentales que se realizan en respuesta a una obsesión, con el objetivo de reducir el malestar del pensamiento obsesivo y evitar un acontecimiento temido. 

Ejemplos de comportamientos compulsivos

  • Lavarse las manos.
  • Reordenar.
  • Controlar. 

Ejemplos de acciones mentales compulsivas:

  • Comprobar y revisar repetidamente algo (haber cerrado una puerta, haber apagado el fuego...).
  • Repetir fórmulas (puede ser una palabra, una frase, una oración...).
  • Hacer recuentos.

La diferencia entre obsesión y compulsión es que las compulsiones son las respuestas que se tienen a las obsesiones: me lavo las manos repetidamente y con frecuencia por la obsesión que me provoca el temor a contaminarme.

Sobre la duda de algunas personas sobre síntomas físicos del TOC: hay quienes sufren un trastorno de tics (parpadeo, muecas, encogimiento de hombros, movimientos repentinos de cabeza...).

tipos de TOC y síntomas
Fotografía de Burst (Pexels)

Tipos de trastornos obsesivos compulsivos

En esta afección mental, los tipos de obsesiones que se sufren pueden ser diferentes. ¿Cuáles son las obsesiones más comunes? A continuación, te presentamos una lista de los tipos de trastornos obsesivo-compulsivos más habituales.

¿Cuáles son los tipos de trastorno obsesivo compulsivo?

  • Trastorno obsesivo compulsivo de limpieza y orden: este es uno de los trastornos obsesivos compulsivos más comunes; se caracteriza por el terror a la contaminación (misofobia) o a contraer una enfermedad. Para excluir cualquier posibilidad de contaminación, se llevan a cabo rituales como el lavado de manos repetido.
  • Trastorno obsesivo compulsivo de verificación o control: existe una manía de control provocada por el miedo a ser responsable de sucesos terribles o a poder hacerse daño a sí mismo o a los demás.
  • TOC de repetición de palabras y hacer recuento: se caracteriza por contar o repetir acciones precisas para evitar que un pensamiento temido se haga realidad. Este tipo de pensamiento se denomina "pensamiento mágico".
  • Trastorno obsesivo compulsivo del orden y la simetría: se caracteriza por pensamientos, impulsos o imágenes mentales relacionadas con la colocación de objetos en un orden preciso o la realización de acciones de forma "perfecta".
  • Trastorno obsesivo compulsivo de acumulación/acaparamiento: las obsesiones se caracterizan por el miedo a tirar objetos, aunque sean inútiles, el malestar que provocan los espacios vacíos y la necesidad de llenarlos. Las compulsiones de acaparamiento implican la compra de varias piezas del mismo objeto o el almacenamiento de objetos comprados sin utilizarlos. También puede ocurrir con animales, en lo que se conoce como síndrome de Noé.
  • Trastorno obsesivo compulsivo de pensamientos o puro (con obsesiones puras): se presentan pensamientos obsesivos, pensamientos o imágenes de comportamientos indeseables referidos a este tipo de cosas: la superstición (TOC mágico o supersticioso), el conteo (contar objetos), la religión (miedo a no respetar los preceptos religiosos), la moral (miedo a ser pedófilo) y las obsesiones relacionadas con el cuerpo (control excesivo de partes del cuerpo o preocupación exagerada ante defectos corporales percibidos, como ocurre en la dismorfia corporal), la duda de no querer a la pareja (TOC relacional o de amores).

El trastorno obsesivo compulsivo en el DSM-5, antes incluido entre los trastornos de ansiedad, ha sido reconocido como una entidad nosográfica con sus propias características peculiares. Los criterios del DSM-5 incluyen obsesiones y/o compulsiones que causan un malestar significativo e interfieren en la vida diaria. La CIE-10 también define el TOC a través de pensamientos y comportamientos repetitivos que son disruptivos y angustiosos. 

Para el trastorno obsesivo compulsivo de la personalidad, el DSM-5 lo describe como un patrón generalizado de preocupación por el orden, el perfeccionismo y el control mental e interpersonal, a expensas de la flexibilidad y eficiencia. La CIE-10 coincide en destacar estos rasgos sin las obsesiones y compulsiones específicas del TOC, subrayando su impacto en la funcionalidad social y laboral.

Hoy en día, se habla de trastornos del espectro obsesivo compulsivo, que comprende además del TOC otros trastornos mentales como por ejemplo:

-el trastorno de acaparamiento;

-dimorfismo corporal;

-tricotilomanía;

-trastorno de excoriación o dermatilomanía;

-compras compulsivas;

-todos los trastornos del control de los impulsos.

En este sentido, la persona puede llegar a desarrollar un trastorno obsesivo compulsivo relacionado con prácticamente cualquier actividad o práctica cotidiana, como es el caso de la alimentación (algunos trastornos alimentarios como la anorexia nervosia o la bulimia conllevan conductas obsesivas), en la relación de pareja, o en la sexualidad, por poner solo algunos ejemplos.

‍Tipos de trastorno obsesivo compulsivo
Fotografía de Sunsetone (Pexels)

Diferencia entre trastorno obsesivo compulsivo de la personalidad (TOCP) y trastorno obsesivo compulsivo (TOC)

Una persona con trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) comparte ciertas características con el trastorno obsesivo compulsivo de la personalidad (TOCP), como el alto perfeccionismo, el miedo a cometer errores, la atención extrema al orden y a los detalles. 

La diferencia entre trastorno obsesivo compulsivo de la personalidad y TOC es la presencia de verdaderas obsesiones y compulsiones en este último.

A veces estas condiciones clínicas pueden diagnosticarse juntas, pero lo que las diferencia es el nivel personal de adherencia a los síntomas. En los trastornos de la personalidad falta la percepción de la naturaleza problemática de las propias creencias.

Ansiedad y trastorno obsesivo compulsivo

La comorbilidad del trastorno obsesivo compulsivo con la ansiedad es un fenómeno común que afecta a muchas de las personas que padecen estas condiciones. El trastorno obsesivo compulsivo de ansiedad —frente al TOC de personalidad— se caracteriza por pensamientos intrusivos y comportamientos repetitivos que la persona siente la necesidad de llevar a cabo para aliviar la ansiedad asociada. Y es precisamente esta necesidad constante de llevar a cabo rituales la que puede llevar a un ciclo de preocupación y malestar, aumentando los síntomas de la ansiedad. Por lo tanto, tanto los síntomas de trastorno obsesivo compulsivo como los de la ansiedad se retroalimentan, y hace que sea más difícil para la persona manejar las actividades diarias y funcionar en el día a día. 

Además, el trastorno obsesivo compulsivo también puede coexistir con otras condiciones como el trastorno bipolar, creando múltiples síntomas que requieren un enfoque de tratamiento multidisciplinar. En este sentido, el trastorno bipolar obsesivo compulsivo, por ejemplo, implica episodios de manía o depresión junto con pensamientos obsesivos y comportamientos compulsivos, lo que complica aún más el diagnóstico y tratamiento.

Trastorno obsesivo compulsivo: test para hacer un diagnóstico 

A continuación, se presentan algunas de las pruebas y cuestionarios más utilizados en el ámbito clínico para realizar un diagnóstico:

  • El Inventario de Padua: es un cuestionario de autoinforme para evaluar el tipo y la gravedad de los pensamientos obsesivos y las compulsiones;
  • El Inventario Obsesivo Compulsivo de Vancouver (VOCI), que evalúa los componentes cognitivos y conductuales del TOC;
  • La Escala Yale Brown para trastorno obsesivo compulsivo(Y-BOCS) y su versión infantil la escala obsesivo-compulsiva de Yale-Brown para niños (CY-BOCS).

Trastorno obsesivo-compulsivo: causas

La pregunta que vamos a tratar de responder en este apartado es la siguiente: ¿Cómo se llega a ser obsesivo? En definitiva, ¿a qué se debe el trastorno obsesivo compulsivo?  

Veamos algunas de las hipótesis más aceptadas sobre las causas de trastorno obsesivo compulsivo, así como los factores desencadenantes y de mantenimiento de esta condición.

TOC, funciones cognitivas y memoria

¿Qué causa el trastorno obsesivo compulsivo? Una primera hipótesis sitúa las causas del trastorno obsesivo compulsivo en un déficit de las funciones cognitivas y de la memoria. La persona se deja llevar por una desconfianza en la información de sus sentidos, como la vista y el tacto, y un exceso de confianza en lo que considera o imagina. Los pensamientos obsesivos compulsivos no se distinguen de los hechos reales, por lo que existe un déficit en la función cognitiva.

El síndrome obsesivo compulsivo persistirá debido a las interpretaciones o inferencias. Pero, ¿cuáles son las interpretaciones erróneas del TOC?

  • El pensamiento lleva a la acción: "Si pienso algo, desnudarme en público por ejemplo, lo haré de verdad".
  • El pensamiento y la acción se fusionan: "Si pienso en un acontecimiento negativo como el accidente de un ser querido, realmente ocurrirá"
  • Necesidad de control: hay que ahuyentar los pensamientos no deseados para evitar que ocurran cosas negativas, como el miedo a perder el control o a volverse loco: "Si no lo controlo todo, me volveré loco".
  • Excesivo sentido de la responsabilidad para controlar los acontecimientos sobre su resultado negativo.
  • Se sobreestima la amenaza: "Si doy la mano a un desconocido, contraeré una enfermedad mortal";
  • El pensamiento es de enorme importancia: 'Si tengo pensamientos contra Dios, significa que soy muy malo';
  • La más mínima incertidumbre es intolerable: "En mi casa no debe haber riesgo de contaminación".

Trastorno obsesivo-compulsivo y sentimiento de culpa

Según otros enfoques, las causas del trastorno obsesivo-compulsivo derivan del hecho de que el paciente parece tener como objetivo principal evitar la culpa, que se considera intolerable porque de ella depende el valor personal.

Los pacientes obsesivos compulsivos, por ejemplo, temen tener que culparse a sí mismos por dejar la puerta principal de su casa abierta, piensan que es mejor no subestimar la posibilidad de que entren ladrones.

El TOC, la genética y el cerebro

Aunque se ha planteado la hipótesis de que algunos genes estén implicados en la etiología del TOC, todavía no se puede afirmar que el trastorno obsesivo compulsivo es hereditario. Conocer el origen del trastorno obsesivo compulsivo es una empresa a la que muchos investigadores dedican su tiempo, pero todavía no tenemos una respuesta concluyente.

Algunos de los últimos hallazgos sobre el trastorno obsesivo compulsivo han mostrado una mayor activación que en el resto de la población de áreas cerebrales específicas (por ejemplo, la ínsula y el córtex orbito-prefrontal) en situaciones que evocan asco y culpa. Sin embargo, decir que las personas con trastorno obsesivo compulsivo tienen un cerebro que funciona de forma diferente no explica por sí mismo el origen de esta psicopatología.

La familia de origen en el trastorno obsesivo compulsivo

Se ha sugerido que las relaciones familiares caracterizadas por un clima emocional rígido y a menudo ambivalente pueden constituir uno de los factores de riesgo del trastorno obsesivo compulsivo; la comunicación familiar no suele ser clara, sino que está cargada de significados e intenciones ocultas.

A menudo aparece la imagen de un padre hipercrítico, hostil y con actitudes de rechazo, pero aparentemente muy dedicado; puede faltar la calidez afectiva y emocional y la propia distancia emocional adquiere un valor punitivo. 

El progenitor suele evitar una verdadera reconciliación, activando casi una "búsqueda del culpable" en la familia, lo que explica la vulnerabilidad a la culpa antes mencionada.‍

Qué ocurre en el cerebro de una persona con TOC

Según diferentes investigaciones, se ha determinado que en estas personas se produce una desconexión entre las neuronas que se alojan en las cortezas sensoriales primarias, como la visual, auditiva, gustativa, olfativa y somatosensorial, con respecto a grupos neuronales cercanos y lejanos. Esto podría explicar el porqué de los comportamientos y pensamientos en personas que sufren trastorno obsesivo-compulsivo.

Qué ocurre en el cerebro de una persona con TOC
Fotografía de Unsplash

Cómo curar el TOC

El trastorno obsesivo-compulsivo puede tener efectos muy invasivos en la vida de una persona, y afecta a su vida familiar, laboral y relacional. Hay quienes piensan que se puede curar el trastorno obsesivo compulsivo sin terapia, pero, desafortunadamente, no es posible que las personas con TOC se curen a sí mismas

Tampoco es posible establecer a priori la duración del TOC. Si el tratamiento del trastorno obsesivo compulsivo no es el adecuado, el curso del trastorno suele tomar las siguientes trayectorias:

  • Los síntomas solo aparecen en determinados momentos y pueden permanecer ausentes durante años: es el caso del TOC más leve.
  • Los síntomas nunca desaparecen por completo, sino que se intensifican y mejoran de forma fluctuante.
  • Los síntomas, tras un inicio gradual, se mantienen estables a lo largo del ciclo vital de la persona;
  • Los síntomas aparecen gradualmente y se agravan con el paso de los años: es el caso del trastorno obsesivo compulsivo grave.

Muchas personas con este trastorno tardan en pedir ayuda y, por tanto, en tratarse. Esto genera sufrimiento, aislamiento ya que evitan la vida social... por lo que a veces TOC y depresión se juntan.

A la pregunta de si el TOC se cura definitivamente solo podemos responder que depende, hay casos en los que definitivamente el trastorno obsesivo compulsivo se cura, y otros en los que se controla y la persona vivirá períodos con sintomatología y otros sin ella. 

En internet podrás encontrar foros sobre TOC en los que personas comparten experiencias y testimonios como "Yo superé el trastorno obsesivo compulsivo". En cualquier caso, lo mejor para controlar o saber cómo salir de un trastorno obsesivo compulsivo es consultar con profesionales de la salud mental, preferiblemente si son psicólogos especialistas en trastorno obsesivo compulsivo.

Trastorno obsesivo compulsivo: tratamiento

¿Cómo se trata el trastorno obsesivo compulsivo? Dado el profundo impacto que dicha sintomatología tiene en la vida de una persona, no solo a nivel económico y relacional, sino también en términos de sufrimiento individual, a lo largo de los años se han desarrollado diversos tratamientos para intentar aliviar a las personas de este tipo de sintomatología.

Con la ayuda de un profesional, como por ejemplo un psicólogo online, es posible adquirir estrategias para gestionar los ataques de ansiedad y el miedo a perder el control. Además, un psicólogo te facilitará ejercicios y actividades para superar el TOC. 

A continuación, te explicamos cómo superar el trastorno obsesivo compulsivo con ayuda profesional.

Tratamiento para el trastorno obsesivo compulsivo

Existen diversas terapias para el trastorno obsesivo compulsivo, pero el tratamiento para el TOC recomendado, siguiendo las directrices internacionales, es la terapia cognitivo-conductual. 

Dentro del tratamiento cognitivo-conductual, entre las técnicas para el trastorno obsesivo compulsivo, la exposición con prevención de respuesta (EPR) es una de las más recomendadas. Esta técnica implica la exposición a estímulos que evocan pensamientos obsesivos. La persona se expone al estímulo temido durante más tiempo del que está acostumbrada. Al mismo tiempo, se pide a la persona que inhiba los rituales obsesivos compulsivos.

Por ejemplo, a un paciente que evita tocar el pomo de una puerta se le pide que lo haga y mantenga un contacto prolongado para exponerlo al estímulo. La exposición, para ser eficaz, debe ser gradual y sistemática. La prevención de la respuesta consiste en bloquear el comportamiento compulsivo puesto en marcha para hacer frente a la ansiedad del pensamiento obsesivo.

Para los pensamientos obsesivos y esa obsesión compulsiva de darle vueltas a determinadas ideas, el tratamiento con psicoterapia también incluye intervenciones de reestructuración cognitiva (dirigidas a cambiar el contenido de los procesos mentales relacionados con la amenaza de la culpa y el sentimiento de desprecio moral), la enseñanza de ejercicios de atención plena o la práctica de defusión cognitiva, una técnica que busca ayudar a las personas a distanciarse y desidentificarse de sus pensamientos, viéndolos como meros productos de la mente en lugar de hechos inalterables.

En algunos casos, el uso de fármacos para el trastorno obsesivo compulsivo también puede integrarse junto con la terapia psicológica, si bien este debe ser evaluado con un psiquiatra. La medicación para el trastorno obsesivo compulsivo que más se utiliza suelen ser los inhibidores de la recaptación de serotonina (ISRS).

Además de los tratamientos convencionales para superar el trastorno obsesivo-compulsivo—como la psicoterapia y psicofármacos—, hay nuevos tratamientos para el TOC, como la estimulación cerebral profunda, que sirve para los casos más severos.‍

Recupera la paz mental que te mereces, comienza tu terapia ahora

Inicia el cuestionario

Cómo ayudar a una persona con TOC 

Ante la duda de si una persona con TOC es peligrosa o agresiva, hay que dejar claro que los síntomas le provocan un alto grado de sufrimiento, pero eso no afecta a las personas de su alrededor.

Las personas que padecen el TOC suelen experimentar también un fuerte sentimiento de soledad, se sienten incomprendidas y criticadas por su entorno debido a los síntomas de su trastorno. Por ello, los familiares, en particular, suelen preguntarse cómo tratar a una persona con trastorno obsesivo compulsivo y qué actitud adoptar para ayudar.

Estos son algunos consejos para superar el TOC que puedes dar:

  • Evitar sermonear para no aumentar el sentimiento de culpa (utiliza la asertividad).
  • No interrumpir los rituales de forma brusca.
  • Evitar que la persona se encargue de realizar actividades que le gustaría eludir.
  • Dejar que la persona realice los rituales sola, sin ayuda.
  • Evitar seguir las peticiones de tranquilidad.

Por último, si todo esto no es suficiente, no dudéis en buscar ayuda de un profesional de la psicología.

El TOC en el cine

El perfil obsesivo compulsivo de una persona se ha visto también reflejado en la gran pantalla. Estas son algunas de las películas que tratan el TOC:  

  • Mejor Imposible: Jack Nicholson encarna a una persona con obsesiones con la contaminación, comprobación y escrupulosidad, entre otras.
  • Los Impostores: Nicolas Cage muestra síntomas de comprobación, contaminación y orden.
  • El aviador: el personaje de Leonardo DiCaprio, basado en la vida de Howard Hughes, sufre de obsesión con la contaminación, la simetría y el control.

Este contenido es de tipo divulgativo y no puede reemplazar el diagnóstico de un profesional.

Te pueden interesar

Trastorno bipolar: causas, síntomas y tratamiento
Trastornos mentales

Trastorno bipolar: causas, síntomas y tratamiento

¿La esquizofrenia es hereditaria?
Trastornos mentales

¿La esquizofrenia es hereditaria?

Síndrome de Noé: la acumulación compulsiva de animales
Trastornos mentales

Síndrome de Noé: la acumulación compulsiva de animales

VER TODOS LOS ARTÍCULOS